martes, 15 de abril de 2014

#TMITuesday: Revelaciones de CoHF cada Martes

Todos los martes, desde el 15 de Abril y hasta el Martes 20 de Mayo (una semana antes de la publicación de Ciudad de Fuego Celestial en USA), contenido exclusivo del libro será revelado en los #TMITuesday de Shadowhunters.com, la página oficial de Simon and Schuster para los libros de Cazadores de Sombras. 


#TMITuesday Mayo 27: Dibujo completo de la contra portada de Ciudad de Fuego Celestial

Finaliza el TMI Tuesday con la revelación del arte completo de la contra portada de CoHF, dibujado por el talentoso artista Cliff Nielsen


En la página de Shadowhunters.com, pueden descargar la imagen en diferentes tamaños para usarla como fondo de pantalla en sus computadores.

#TMITuesday Mayo 20: Escucha un extracto de Ciudad de Fuego Celestial leído por Sophie Turner

Hace dos semanas nos enteramos de que Sophie Turner (Sansa en GoT) y Jason Dohring (Logan Echolls en Veronica Mars) son los narradores del audiolibro de CoHF y el viernes pasado tuvimos la oportunidad de  escuchar la voz de Sophie en  el Book Trailer

Hoy al desbloquear el contenido en la página de Simon and Schuster encontramos un video con un extracto del audiolibro de la última entrega de la saga de Cazadores de Sombras.

Para quienes quieran leer el extracto el inglés pueden encontrarlo en la página de TMI Source.  Nosotras les dejamos la traducción:

Clary dejó su bolsa en el suelo junto a la puerta y miró a su alrededor . Podía oír a su madre y Luke moviéndose a su alrededor, dejando su propio equipaje en el suelo, encendiendo las luces mágicas que iluminaban la casa de Amatis. Clary se abrazó a si misma; ellos todavía sabían muy poco acerca de como Amatis había sido tomada por Sebastian.
Aunque el lugar ya había sido examinado por los miembros del Consejo quienes buscaban materiales peligrosos, Clary conocía a su hermano. Si se hubiese dejado llevar por su estado de ánimo, habría destruido todo en la casa sólo para demostrar que podía hacerlo. Convertir los sofás en leña, romper los vidrios  y  espejos, volar las ventanas en mil pedazos .
Oyó a su madre a dar una pequeña exhalación de alivio, y supo que Jocelyn debía haber estado pensando lo mismo que ella.
Lo que sea que  hubiera sucedido, la casa se ​​veía bien . No había nada en ella que indicara que el daño hubiera llegado a Amatis .
Los libros estaban apilados en la mesa de café, las plantas estaban llenas de polvo, pero estaban bien. Las fotografías de las paredes estaban rectas. Clary vio con una punzada que había una fotografía reciente, cerca de la chimenea, de ella, Luke y Jocelyn en Coney Island, todos abrazados y sonriendo.
Pensó en la última vez que había visto a la hermana de Luke, Sebastian forzando a Amatis a beber de la Copa Infernal mientras esta gritaba en protesta. La forma en que su personalidad se había desvanecido de sus ojos después de que se había tragado su contenido.
Clary se preguntó si eso era lo que se sentía ver a alguien morir. No es que ella no hubiera visto la muerte. Valentine había muerto delante de ella. Seguro que era demasiado joven para tener tantos fantasmas.
Luke se había dirigido a mirar la chimenea y las fotos que colgaban a su alrededor. Extendió la mano para tocar una que mostraba a dos niños de ojos azules. Uno de ellos, el chico más joven, estaba dibujando mientras su hermana miraba, su expresión mostraba afecto.
Luke lucía agotado. Su viaje por el Portal los había llevado a Las Guardas y habían caminado a través de la ciudad hasta la casa de Amatis . Luke todavía hacía una mueca a menudo por el dolor de la herida en el costado que no había sanado lo bastante bien, pero Clary ponía en duda que fuera la lesión lo que le estaba afectando.
El silencio en la casa de Amatis, las alfombras de trapo hogareño en el suelo, los recuerdos personales cuidadosamente dispuestos; todo hablaba de una vida ordinaria, interrumpido en la más terrible de las formas posibles.
Jocelyn se acercó a poner la mano en el hombro de Luke, murmurando en tono tranquilizador. El se dio la vuelta en el círculo de sus brazos, apoyando la cabeza en su hombro. Era más reconfortante que romántico, pero  aún así Clary sentía como si hubiera tropezado con un momento privado .
Silenciosamente , cogió su bolso de lona y se dirigió hacia las escaleras. La habitación de repuesto no había cambiado: pequeña, las paredes pintadas de blanco, las ventanas con forma de ojos de buey, circular. Allí estaba la ventana por la cual Jace se había arrastrado a través de una noche y el mismo edredón colorido en la cama.

Dejó caer la bolsa en el suelo cerca de la mesita de noche. La mesita de noche donde Jace había dejado una carta en la mañana, diciéndole que se iba y que no iba a volver. Se sentó en el borde de la cama, tratando de sacudirse la red de recuerdos. No se había dado cuenta de lo difícil que sería volver a estar en Idris . Nueva York era su hogar, normalidad. Idris era guerra y  devastación. En Idris había visto la muerte por primera vez .
Además Cassandra JP publicó 3 nuevas postales... las tres ultimas de CoHF antes de su publicación
Jace quemándose con el Fuego Celestial
Luke alcanzando a su hermana vestida de rojo
Alec sosteniendo a su hermana
#TMITuesday Mayo 13: Extracto del Prólogo de Ciudad de Fuego Celestial

Ha llegado la hora de conocer un poco más acerca de los protagonistas de TDA... quienes también juegan un papel importante en Ciudad de Fuego Celestial. Compartiendo el contenido de Shadowhunters.com/TMITuesday, hoy encontramos un extracto del prólogo de CoHF

Prólogo: Caen Como Lluvia

Instituto de Los Angeles, Diciembre de 2007


El día en que los padres de Emma Carstairs fueron asesinados, el clima era perfecto.
Por otro lado, el clima era usualmente perfecto en Los Angeles. Los padres de Emma la dejaron una clara mañana de invierno en el Instituto ubicado en las colinas detrás de la autopista de la Costa del Pacífico, con vista al océano azul. El cielo era una extensión sin nubes que iba desde los acantilados de Pacific Palisades hasta las playas de point Dume.
Un informe de actividad demoniaca cerca de las cuevas de la playa de Leo Carrillo había llegado la noche anterior. Los Carstairs habían sido asignados para investigar. Más tarde Emma recordaría a su madre metiendo un mechón de pelo  arrastrado por el viento detrás de su oreja mientras se ofrecía a dibujar la runa “ Sin Miedo” en el padre de Emma, y a John Carstairs riendo y diciendo que no estaba seguro de cómo se sentía acerca de runas nuevas. Se sentía bastante cómodo con lo que estaba escrito en el libro Gris, muchas gracias.
En ese momento, sin embargo, Emma estaba impaciente con sus padres, abrazándolos rápidamente antes de alejarse por las escaleras del Instituto, su mochila rebotando entre sus hombros mientras agitaban un adiós desde el patio.
A Emma le encantaba haber llegado a entrenar en el Instituto. No sólo su mejor amigo, Julian, vivía allí, también sentía siempre como si estuviera volando en del océano cuando estaba dentro de el. Era una enorme estructura de piedra y madera en al final de un camino largo de grava que serpenteaba entre las colinas. Cada habitación, cada piso, miraba hacia el océano,  las montañas y el cielo, ondeando extensiones de azul, verde y oro. El sueño de Emma era subir al tejado con Jules -, sin embargo, hasta el momento habían sido frustrados por los adultos- para ver si la vista se extendía hasta el desierto en el sur.
Las puertas delanteras la conocían y le daban paso fácilmente bajo su toque familiar. La entrada y los pisos inferiores del Instituto estaban llenos de cazadores de sombras adultos, caminando de un lado para otro. Algún tipo de reunión, Emma supuso. Vio al padre de Julian, Andrew Blackthorn, el director del Instituto, en medio de la multitud. No queriendo verse detenida por los saludos, echó a correr hacia los vestuarios en el segundo piso, donde cambió sus pantalones vaqueros y su camiseta por ropa de entrenamiento –una camiseta grande, pantalones sueltos de algodón, y el elemento más importante de todos: la espada colgada del hombro.
Cortana. El nombre simplemente significaba “espada corta”, pero no era corta para Emma. Tenia la longitud de su antebrazo, metal brillante, la hoja con una inscripción cuyas palabras nunca dejaban de provocarle un escalofrío que le recorría la espalda: ‘Soy Cortana, del mismo acero y temple que Joyeuse y Durendal’. Su padre le había explicado lo que significaba cuando puso la espada en sus manos cuando tenía 10 años de edad por primera vez.
“Puedes usarla para entrenar hasta que tengas 18, cuando sea tuya”. John Carstairs había dicho, sonriendo mientras sus dedos recorrían las palabras. “¿Entiendes lo que quiere decir?”
Ella había sacudido la cabeza. “Acero” lo había entendido, pero no “temple”. “Temperamento”, significaba “ira”, algo que su padre siempre le advertía que debía controlar. ¿Que tenía eso que ver con una espada?

"Conoces la familia Wayland," le había dicho él. "Ellos fueron famosos forjadores de armas  antes que las Hermanas de Hierro comenzaran a forjar todas las espadas de los Cazadores de Sombras. Wayland el Herrero hizo Excalibur y Joyeuse, las espadas de Arthur y Lancelot y también Durandal, la espada del héroe Roland. E Hicieron esta espada también, desde el mismo acero. Todo el acero debe ser templado –sometido a un gran calor, casi suficiente para derretir o destruir el metal- para hacerlo más fuerte. Él había besado la parte superior de su cabeza. "Los Carstairs han llevado esta espada por generaciones. La inscripción nos recuerda que los Cazadores de Sombras son las armas del ángel. Nos templan en el fuego, y nos hacemos más fuertes. Cuando sufrimos, sobrevivimos".
Emma no podía esperar los seis años hasta cumplir los dieciocho, cuando pudiera viajar por el mundo para luchar contra los demonios, cuando pudiera ser templada en el fuego. Ahora se ataba la espada y abandonaba el vestuario, imaginando cómo sería. En su imaginación, ella estaba de pie en la cima de los acantilados sobre el mar en Point Dume, defendiéndose de un grupo de demonios Raum con Cortana. Julian estaba con ella, por supuesto, blandiendo su arma favorita, la ballesta.
En la mente de Emma, Jules siempre estaba allí. Emma lo conocía desde que podía recordar. Los Blackhtorn y los Carstairs siempre habían sido cercanos, y Jules solo era unos meses mayor; ella literalmente, nunca había vivido en un mundo sin el. Ella había aprendido a nadar en el océano con él cuando ambos eran bebés. Habían aprendido a caminar y luego correr juntos. Ella había sido cargada por los brazos de los padres de él y acorralada por su hermano y su hermana mayor cuando se portaba mal.
Y ellos se portaban mal a menudo. Habían teñido el esponjoso gato de la Familia Blackthorn  -Oscar- de azul brillante, había sido idea de Emma cuando ambos tenían siete. Julian había asumido la culpa de todos modos; lo hacía a menudo. Después de todo, él había señalado, ella era hija única y él era uno de siete; sus padres se olvidarían de que se habían enojado con él mucho más rápido de lo que lo harían los padres de ella.
Recordó que la madre de Julian había muerto, justo después de haber nacido Tavvy y cómo ella había estado sosteniendo la mano de Jules mientras que el cuerpo ardía en los cañones y el humo subía al cielo. Recordó que él había llorado, y recordó haber pensado que los niños lloraban de modo diferente a las niñas, con sollozos harapientos horribles que sonaban como si estuvieran siendo sacados con ganchos. Tal vez era peor para ellos, ya que se supone que no debían llorar.
¡Uf" Emma se tambaleó hacia atrás. Había estado tan absorta en sus pensamientos que había se había tropezado de frente con el padre de Julián, un hombre alto con el mismo pelo castaño y despeinado que la mayoría de sus hijos. "Lo siento, Sr. Blackthorn!"
Sonrió. "Nunca había visto a nadie tan ansioso por llegar a clases temprano", dijo él mientras  ella se lanzaba por el pasillo.
La sala de entrenamiento era una de las salas favoritas de Emma en todo el edificio. Ocupaba casi un nivel completo, y el este y el oeste de las paredes eran de vidrio transparente. Se podía ver el mar azul casi por doquier. La curva de la costa era visible desde el norte al sur, el agua sin fin del Pacífico extendiéndose hacia Hawai.
En el centro de un piso de madera muy pulida estaba de pie la tutora de la familia Blackthorn, una mujer llamado Katerina, actualmente dedicada enseñar el lanzamiento de cuchillos a los gemelos. Livvy estaba siguiendo instrucciones amablemente como siempre lo hacía, pero Ty tenía el ceño fruncido y resistente.
Julian, en sus ropas sueltas de entrenamiento, estaba acostado sobre su espalda cerca de la ventana oeste, hablando con Mark, que tenía la cabeza pegada a un libro y estaba haciendo lo posible por ignorar a su medio hermano más joven.
"¿No crees que 'Mark' es una nombre extraño para un Cazador de Sombras?" Julian estaba diciendo cuando Emma se acercó. "Quiero decir, si realmente lo piensas. Es confuso. 'Pon una marca en mí, Mark.'
Mark levantó su cabeza rubia del libro que estaba leyendo y miró a su hermano menor. Julian estaba dando vueltas sin hacer con una estela en la mano. Lo sostenía como un pincel, algo por lo que Emma siempre le regañaba. Se suponía que debía sostener su estela como una estela, como si fuera una extensión de su mano, no como la herramientas de un artista.
Mark suspiró teatralmente. A sus dieciséis años era lo suficientemente mayor para encontrar todo lo que Emma y Julian decían molesto o ridículo. "Si te molesta, puedes llamarme por mi nombre completo", dijo.
"Mark Antony Blackthorn?" Julian frunció la nariz. "Toma mucho tiempo decirlo. ¿Qué pasa si somos atacados por un demonio? Para cuando fuera en la mitad de tu nombre, ya estarías muerto".
"En esta situación,  ¿estás salvando mi vida", preguntó Mark. "Supérate, ¿no te parece, mequetrefe?"
"Podría suceder". Julian, no contento con ser llamado mequetrefe, se incorporó. Tenía el pelo pegado en mechones salvajes por toda la cabeza. Su hermana mayor, Helen siempre le estaba atacando con cepillos para el cabello, pero nunca le hizo ningún bien. Tenía el cabello de los Blackthorn, como su padre y la mayoría de sus hermanos y hermanas -salvajemente ondulado, del color del chocolate amargo. El parecido de la familia siempre había fascinado Emma, ​​quién se parecía muy poco a cualquiera de sus padres, a menos que se contara el hecho de que su padre era rubio.
Helen había estado en Idris desde hace meses con su novia, Aline; habían intercambiado  los anillos de la familia y eran "muy serias" la una acerca de la otra, de acuerdo con los padres de Emma,  lo cuál principalmente quría decir que se miraban la una a la otra de una manera sensiblera. Emma estaba determinada a que si alguna vez se enamoraba, ella no sería así de sensiblera.  Ella entendió que hubiera cierta cantidad de alboroto por el hecho de que tanto Helen como Aline eran niñas, pero  no entendía por qué, y a los Blackthorns parecía gustarle Aline mucho. Ella era una presencia calmante, y mantenía a Helen lejos de la angustia.
La actual ausencia de Helen significaba que nadie estaba cortando el pelo de Jules, y la luz del sol en la sala, convertía las crespas puntas de este en oro. Las ventanas a lo largo de la pared oriental mostraban el sombrío barrido de las montañas que separa el mar de las colinas de San Fernando Valley, secos y empolvados cañones, plagados de cactus y espinos. A veces, los Cazadores de Sombras salían a entrenar, y Emma amaba esos momentos, le encantaba encontrar caminos ocultos, cascadas secretas y  lagartos soñolientos que descansaban en las rocas cerca de ellos. Julian era experto en persuadir a los lagartos para que se arrastraran  en su palma y durmieran allí mientras les acariciaba la cabeza con el pulgar.
"¡Cuidado!"
Emma se agachó mientras una hoja de madera con punta volaba sobre su cabeza y rebotaba en la ventana, golpeando a Mark en la pierna con el rebote. El arrojó su libro y se puso de pie con el ceño fruncido. Mark estaba técnicamente en supervisión secundaria, respaldando la seguridad de Katerina, aunque él prefería leer que enseñar.
"Tiberius", dijo Mark. "No me arrojes cuchillos."
"Fue un accidente". Livvy se movió para situarse entre su hermano y Mark. Tiberius era tan oscuro como Mark era justo, el único de los Blackthorns -aparte de Mark y Helen, que no contaba a causa de su  sangre de Submundo – que no tenía el pelo castaño y l osojos azules-verdosos que eran los rasgos de la familia. Ty tenía el pelo negro y rizado y los ojos grises del color del hierro.
"No, no lo estaba", dijo Ty. "Estaba apuntando hacia ti".
Mark tomó una respiración profunda exagerada y se pasó las manos por el pelo, que dejó pegado en picos. Mark tenía los ojos Blackthorn, el color de cardenillo, pero su pelo, como Helen, era pálido casi blanco, como lo había sido el de su madre. El rumor era que la madre de Mark había sido una princesa de la Corte Seelie;  había tenido un romance con Andrew Blackthorn que había producido dos hijos, a quienes había abandonado en la puerta del Instituto de Los Angeles una noche, antes de desaparecer para siempre.
El padre de Julian había tomado sus hijos mitad hada y los había criado  como Cazadores  de Sombras: La sangre de Cazador de Sombras era dominante , y aunque al Consejo no le gustaba, aceptarían niños mitad submundo en la Clave, siempre y cuando su piel pudiera tolerar las runas. Tanto Helen y Mark habían recibido sus primeras runas a los diez años de edad, y su piel había soportado las runas con seguridad, aunque Emma podría decir que las marcas le habían hecho mas daño a Mark que a cualquier Cazador se Sombras común. Ella lo descubrió habiendo una mueca, aunque él trató de esconderla, cuando la estela estaba sobre su piel. Últimamente había estado notando muchas más cosas acerca de Mark - la forma en que la extraña, forma de su cara influenciada por las hadas era atractivo, y la anchura de sus hombros bajo sus camisetas. No sabía por qué estaba notando esas cosas, y no le gustaba exactamente . Le daban ganas de morder a Mark, o de ocultarse, a menudo al mismo tiempo.
"Tienes la mirada fija", dijo Julian , mirando a Emma sobre las rodillas de su ropa de entrenamiento salpicada de pintura .
Ella volvió a poner atención. "¿A qué ?"
" A Mark-  de nuevo". Sonaba molesto.
"¡Cállate!" Siseo Emma  entre dientes, y le arrancó su estela. Él la agarró de nuevo, y hubo un forcejeo. Emma se rió cuando se apartó de Julian. Había estado entrenando con él tanto tiempo, anticipaba cada movimiento que haría antes de que él lo hiciera. El único problema era que ella se inclinaba a ser demasiado blanda con él. La idea de que alguien lastimara a Julian la ponía furiosa, y a veces eso la incluye a ella misma.
"¿Esto es por las abejas en tu habitación?" Mark estaba exigiendo mientras se acercaba a Tiberius. "¿Sabes por qué hemos tenido que deshacernos de esas!"
"Asumo que lo hicieron para frustrarme", dijo Ty. Ty era pequeño para su edad -diez- pero  tenía el vocabulario y la dicción de un hombre de ochenta años de edad. Ty no decía mentiras generalmente, sobre todo porque no entendía por qué podría necesitarlas. No podía entender por qué algunas de las cosas que hacía generalmente molestaban o enojaban a la gente, y encontraba la ira de los demás desconcertante o aterradora, dependiendo de su estado de ánimo.
"No se trata de frustrarte, Ty. Simplemente no puedes tener abejas en su habitación-".
"Yo las estaba estudiando!" Ty explicó, su pálido rostro ruborizándose. "Eran importantes, y eran mis amigas, y yo sabía lo que estaba haciendo."
"Al igual que sabías lo que estabas haciendo con la serpiente de cascabel aquella vez?", Dijo Mark. "A veces te quitamos algunas cosas porque no queremos que te lastimes; sé que es difícil de entender, Ty, pero te amamos ".
Ty le miró sin comprender. Él sabía lo que "te quiero" significaba, y sabía que era bueno, pero no entendía por qué era una explicación para todo.
Mark se agachó, con las manos sobre las rodillas, manteniendo el nivel de sus ojos al de los ojos grises de Ty. "Bien, esto es lo que vamos a hacer ...."
"¡Ja!" Emma había logrado voltear Julian sobre su espalda y llevar su estela lejos de él. Él se echó a reír, retorciéndose debajo de ella, hasta que ella pegó el brazo de él al suelo.
"Me doy por vencido", dijo. "Me rindo".
Segunda Parte


El se estaba burlando se ella, y fue golpeada repentinamente al comprender que la sensación de estar directamente encima de Jules era en realidad bastante raro, y también la constatación de que, al igual que Mark, su rostro tenía una forma bonita. Redonda, juvenil y muy familiar, pero ella casi podía ver a través de la cara que tenía ahora,   la cara que tendría cuando fuera mayor .

El sonido del timbre del Instituto resonó en la habitación. Era un ruido dulce, profundo y retumbante, como campanas de iglesia . Desde fuera, el Instituto lucía para los  ojos mundanos como las ruinas de una antigua misión española. A pesar de había carteles de PROPIEDAD PRIVADA y  MANTENGASE FUERA  por todas partes, a veces la gente -generalmente mundanos con un ligero don de visión – se las arreglaba para llegar hasta la puerta principal de todos modos.

Emma rodó de debajo de Julian y se sacudió la ropa. Había dejado de sonreír . Julian se incorporó, apoyándose en las manos con ojos curiosos. "¿Todo bien?", Dijo.

"Un golpe en el codo," mintió ella, y miró a los demás. Livvy estaba dejando que Katerina le mostrara cómo sostener el cuchillo, y Ty estaba sacudiendo la cabeza ante Mark. Ty . Ella había sido quien había dado el apodo a Tiberius cuando nació , ya que a los dieciocho meses de edad no había sido capaz de decir " Tiberius " y lo había llamado "Ty- Ty" en su lugar. A veces se preguntaba si él lo recordaba. Era extraño, las cosas que le importaban a Ty y las cosas que no. No podían predecirse.

" Emma? " Julian se inclinó hacia delante , y todo parecía a punto de estallar a su alrededor. Hubo un enorme repentino destello de luz, y el mundo fuera de las ventanas se tornó blanco, dorado  y rojo, como si el Instituto se hubiera incendiado . Al mismo tiempo, el suelo debajo de ellos se mecía como la cubierta de un barco. Emma se deslizó hacia delante mientras un horrible grito se elevaba desde la planta baja -un grito horrible e irreconocible

Livvy se quedó sin aliento y se fue por Ty, envolvió sus brazos alrededor de él como si pudiera rodearlo y proteger su cuerpo con el suyo. Livvy era una de las pocas personas a quienes Ty no le importaba lo que tocaran; se puso de pie, con los ojos muy abiertos  y una de sus manos atrapadas en la manga de la camisa de su hermana. Mark  ya se había puesto en pie; Katerina estaba pálida debajo de sus bobinas de pelo oscuro. "Ustedes se quedan aquí",  le dijo a Emma y a Julian , mientras sacaba la espada de la vaina en su cintura. "Cuiden a  los gemelos. Mark, ven conmigo".

"¡No!", Dijo Julian , poniéndose en pie. "Mark-"

"Voy a estar bien , Jules", dijo Mark con una sonrisa tranquilizadora ; ya tenía una daga en cada mano. Él era bastante rápido con los cuchillos  y su ountería era infalible. “Quédate con Emma", dijo, señalandolos a ambos, y luego se desvaneció detrás de Katerina, la puerta de la sala de entrenamiento cerrandose detrás de ellos.

Jules se acercó a Emma, deslizó su mano en la de ella y la ayudó a ponerse de pie;  ella quería señalarle que estaba bien y que podía valerse por sí misma, pero lo dejó pasar. Ella entendió su necesidad de sentir como si estuviera haciendo algo, cualquier cosa para ayudar. De repente se escuchó otro grito en la planta baja y el ruido de cristales rotos. Emma se apresuró a cruzar la habitación hacia los gemelos; eran mortales aún , como pequeñas estatuas. Livvy estaba pálida, Ty se aferraba a su camisa con un apretón de muerte .

"Todo va a estar bien", dijo Jules , poniendo su mano entre los delgados omoplatos de su hermano. "Sea lo que sea-".

"No tienes ni idea de lo que es”, dijo Ty con voz cortante. "No puedes decir que va a estar bien. No lo sabes".

Entonces, hubo otro ruido . Era un sonido peor que el de un grito. Fue un aullido terrible, salvaje y cruel. Lobos? Pensó Emma con asombro, pero ella había escuchado los aullidos de los hombres lobo antes; esto era algo mucho más oscuro y cruel .

Livvy se acurrucó contra el hombro de Ty . El levantó su carita blanca, sus ojos siguiendo a Emma y descansando en Julian. "Si nos escondemos aquí", dijo Ty, “ y lo que sea que nos encuentra y hace daño a nuestra hermana, entonces será su culpa"

El rostro de Livvy estaba oculto contra Ty; que había hablado en voz baja, pero Emma no tenía ninguna duda de que hablaba en serio. Para el intelecto aterrador de Ty a, y a pesar de su extrañeza e indiferencia hacia los demás, era inseparable de su gemela. Si Livvy estaba enferma, Ty dormía a los pies de su cama;  si ella tiene un rasguño, el entraba el pánico, y viceversa.

Emma vio las emociones conflictivas que los perseguían a todos a través del rostro de Julian - sus ojos buscaron los de ella, y ella asintió minuciosamente . La idea de estar en la sala de entrenamiento y esperando que lo que fuera que hubiera hecho que el sonido se acercara a ellos, hizo que sintiera como si su piel se estuviera despegando de sus huesos.

Julian cruzó la habitación y regresó con una ballesta  y dos dagas. "Tienes que soltar a Livvy ahora, Ty ", dijo , y después de un momento, los gemelos se separaron . Jules entregó a Livvy una daga y le ofreció la otra a Tiberius, quien lo miró como si se tratara de una cosa ajena . "Ty", dijo Jules , dejando caer su mano. "¿Por qué tenías las abejas en tu habitación? ¿Qué es lo que te gusta de ellas?"

Ty no dijo nada.

"Te gusta la forma en que trabajan juntos, ¿verdad?", Dijo Julian. "Bueno, tenemos que trabajar juntos ahora. Vamos a llegar hasta la oficina y hacer una llamada a la Clave, ¿de acuerdo? Una llamada de auxilio. Entonces ellos enviarán refuerzos para protegernos " .

Ty extendió su mano para tomar la daga con un gesto brusco . "Eso es lo que yo habría sugerido si Mark y Katerina me hubieran escuchado. "

"Lo habrían hecho", dijo Livvy . Había tomado la daga con más confianza que Ty, y la sostenía como si supiera lo que estaba haciendo con la hoja. “Es lo que él estaba pensando".

"Vamos a tener que hacer mucho silencio ahora", dijo Jules . "Ustedes dos me van a seguir hasta la oficina”.  Levantó los ojos y su mirada se encontró con la de Emma. "Emma va a buscar a  Tavvy y a Dru y nos encontraremos allí . ¿De acuerdo?".

El corazón de Emma se abalanzó y se desplomó como un ave marina . Octavio -Tavvy , el bebé de sólo dos años de edad. Y Dru , ocho, demasiado jóvenes para empezar el entrenamiento físico. Por supuesto que alguien iba a tener que ir por ellos. Y los ojos de Jules se lo estaban rogando .

“Si”, dijo ella. “Eso es exactamente lo que voy a hacer”.
Cortana estaba atada a la espalda de Emma, un cuchillo de lanzar en su mano. Ella pensó que podía sentir el latido de metal a través de sus venas como un latido del corazón mientras se deslizaba por los pasillos del Instituto, de espaldas a la pared. De vez en cuando el pasillo se abría hacia fuera por las ventanas , y la vista del mar azul, las verdes montañas y las nubes blancas pacíficas se burlan de ella. Pensó en sus padres, en algún lugar en la playa, sin tener idea de lo que estaba sucediendo en el Instituto. Deseó que estuvieran allí , y al mismo tiempo se alegraba de que no estuvieran. Por lo menos estaban a salvo.
Estaba en la parte del Instituto con la que estaba más familiarizada ahora: las habitaciones de la familia. Pasó junto dormitorio vacío de Helen, ropa empacada y su polvorienta colcha. Pasó por la habitación de Julian, familiar por un millón de veces de dormir fuera de casa,  y la deMark, con la puerta firmemente cerrada . La habitación de al lado era la del señor Blackthorn, y justo al lado de ésta se encontraba la guardería. Emma tomó una respiración profunda y abrió la puerta con el hombro.

Lo que vieron sus ojos en la pequeña habitación pintada de azul hizo los hizo más grandes. Tavvy estaba en su cuna, sus pequeñas manos agarrando las barras, las mejillas de color rojo brillante de tanto gritar . Drusilla parada frente a la cuna, con una espada -el Ángel sabía dónde la había conseguido-  aferrada en su mano; apuntaba directamente a Emma. La mano de Dru temblaba lo suficiente para que la punta de la espada bailara alrededor; sus trenzas pegadas a ambos lados de su cara regordeta, pero la mirada en sus ojos Blackthorn tenía una de determinación de acero: No te atrevas a tocar a mi hermano.

"Dru", dijo Emma tan suavemente como pudo. "Dru, soy yo. Jules me ha enviado por ustedes" .

Dru dejó caer la espada con estrépito y se echó a llorar . Emma pasó junto a ella y tomó al bebé de la cuna con su brazo libre, sosteniéndolo sobre su cadera. Tavvy era pequeño para su edad pero aún así pesaba unas buenas veinticinco libras; el pequeño hizo una mueca mientras agarraba su pelo.

"Memma", dijo .

"Shush ". Ella besó la parte superior de su cabeza. Olía a talco de bebé y lágrimas. "Dru, agarra  mi cinturón, ¿de acuerdo ? Vamos a la oficina. Allí estaremos a salvo".

Dru se agarró del cinturón que sostenía las armas de Emma con sus pequeñas manos;  ya había dejado de llorar . Los Cazadores de Sombras no lloran mucho, incluso cuando tienen ocho.

Emma abrió la marcha hacia el vestíbulo . Los sonidos de abajo eran peores ahora. Los gritos seguían todavía, el aullido profundo, los sonidos de cristales rotos y  de madera rasgándose. Emma avanzó hacia adelante  agarrando Tavvy, murmurando una y otra vez que todo estaba bien, que estarían bien. Había más ventanas y el sol se brillaba a través de ellos con saña casi cegándola.

Estaba cegada por el pánico y el sol , esa  era la única explicación para haberse equivocado en el siguiente giro. Dio la vuelta por un pasillo , y en lugar de encontrarse en el pasillo que esperaba , se encontró parada arriba de la amplia escalera que conducía al vestíbulo y las grandes puertas dobles que eran la entrada del edificio .

El vestíbulo estaba lleno de Cazadores de Sombras . Algunos, familiares como los Nephilim  del Cónclave de Los Angeles , de negro, otros de traje rojo . Había hileras de estatuas, ahora volcadas en trozos y el polvo en el suelo. El ventanal que daba al mar había sido destrozado  y el vidrio roto. La sangre estaban por todas partes .

Emma sintió una sacudida de enfermedad en su estómago. En medio del vestíbulo había una figura alta de escarlata. Era rubio pálido, casi de pelo blanco, y su rostro parecía el rostro de Raziel tallado en  mármol, solo que carecía por completo de misericordia. Sus ojos eran negro carbón,  en una mano llevaba una espada sellada con un modelo de estrellas  y en la otra, una copa hecha de reluciente adamas .

La vista de la copa desencadenó algo en la mente de Emma . A los adultos no les gusta hablar de política cuando estaban cerca de los Cazadores de Sombras más jóvenes, pero ella sabía que el hijo de Valentine Morgenstern había adquirido un nombre diferente y jurado venganza contra la Clave. Ella sabía que había hecho una copa que era lo contrario de la Copa del Angel, que transformaba a los Cazadores de Sombras al mal,  en criaturas demoníacas. Había oído al Sr. Blackthorn llamarlos los  Cazadores de Sombras malvados, los Oscurecidos;  había dicho que prefería morir antes que ser uno de ellos.


Entonces éste era él. Jonathan Morgenstern , a quien todo el mundo llamaba Sebastián -una figura sacada de un cuento de hadas, una historia contada con el fin de asustar a los niños, vivo. El hijo de Valentine.
Fuente: Cassie Clare/Simon and Schuster

#TMITuesday Mayo 6: Maia y Simon en la contra portada de Ciudad de Fuego Celestial

Hoy encontramos las hermosas imágenes de Simon y Maia, dibujadas por el talentoso artista Cliff Nielsen, quien también dibujó algunas de las imágenes del Códex y además ha estado a cargo de todas las portadas de los libros de Cazadores de Sombras.



Además, al igual que cuando se revelaron las imágenes de Alec e Isabelle, aparecen varias frases de Maia y Simon en Ciudad de Fuego Celestial:






"Algunas personas ven un vacío de poder y quieren llenarlo. No les importa a quien le hacen daño" -Maia. CoHF.

"Fuerza es lealtad y unidad, no dividir la gente con mentiras" -Maia. CoHF.

"Todo el mundo debería morir con alguien sosteniéndolo" -Maia. CoHF.









 





"Parece algo salido de World of Warcraft, no? dijo el, señalando el paisaje arruinado a su alrededor, el cielo convertido en cenizas. "Solo que no puedes simplemente apagarlo para escapar" -Simon. CoHF

"Nuestro amor está prohibido como el amor de un tiburón y un - un cazador de tiburones. Pero es lo que lo hace especial" -Simon. CoHF

"Jace me dijo una vez que caminarías sobre mi corazón en botas de tacón alto, y eso no me detuvo" -Simon. CoHF
















#TMITuesday Abril 29: GRAN fragmento adelantado de Ciudad de Fuego Celestial


La gran sorpresa al compartir el contenido de Shadowhunters.com es un video de Cassie leyendo una parte del primer capítulo de Ciudad de Fuego Celestial y la continuación en texto.

Fragmento leido por Cassie: 

Jace interrumpió el beso. Antes que Clary pudiera decir nada, un coro de aplausos sarcásticos salió desde la colina cercana. Simon, Isabelle y Alec  los saludaron.

Jace dijo: "Nos unimos a nuestros amigos molestos y voyeristas?"

"Por desgracia, esa es la única clase de amigos que tenemos." Clary frotó el hombro contra su brazo y se dirigieron hacia las rocas. Simon e Isabelle estaban uno al lado del otro, hablando en voz baja. Alec estaba sentado un poco aparte, mirando la pantalla de su teléfono con una expresión de intensa concentración.

Jace se tiró al suelo al lado de su parabatai, "He oído que si miras  fijamente esas cosas lo suficiente, sonarán."

"Ha estado enviándole mensajes de texto Magnus", dijo Isabelle mirando por encima con una mirada de desaprobación.

"No lo he hecho”, dijo Alec automáticamente.

"Sí lo has hecho", dijo Jace estirando el cuello para mirar por encima del hombro de Alec. “y lo has  llamando. Puedo ver las llamadas salientes ".

"Es su cumpleaños," Alec Cerró el teléfono.

Fuente: Transcripción del video hecha por TMI Source

GRAN Continuación

Se veía más pequeño estos días, casi flaco en su saco azul desgastado,  con hoyos en los codos, sus labios mordidos y agrietados. El corazón de Clary se fue con él. Había pasado la primera semana después de su ruptura con Magnus en una especie de aturdimiento por la tristeza y la incredulidad. En realidad, ninguno de ellos podía creerlo. Ella siempre había pensado que Magnus amaba a Alec, que realmente lo amaba; claramente Alec había pensado lo mismo. “No quiero que el piense que yo no… que piense que lo olvidé”

“Estas suspirando” dijo Jace

Alec se encogiço de hombros. “Mira quien habla. Oh, la amo. Oh, es mi hermana. Oh, por qué, por qué, por qué…”

Jace le tiró un montón de hojas muertas a Alec, haciéndole farfullar.

Isabelle se estaba riendo. “Sabes que es verdad, Jace”.

“Dame tu teléfono” dijo Jace ignorando a Isabelle. “Vamos, Alexander”.

“No es asunto tuyo”, dijo Alec sosteniendo el teléfono fuera del alcance de Jace. “Solo olvídalo, vale?

“No comes, no duermes, miras tu teléfono todo el día y se supone que debo olvidarlo” dijo Jace. Había una cantidad sorprendente de agitación en su voz. Clary sabía lo mucho que le enojaba la infelicidad de Alec, pero no estaba segura de que Alec lo supiera. Bajo circunstancias normales, Jasce había matado, o al menos amenazado a cualquiera que hiriera a Alec; esto era diferente. A Jace le gustaba ganar, pero no puedes ganarle a un corazón roto, incluso al de alguien más. Incluso al de alguien que amas.

Jace se inclinó y arrebató el teléfono de la mano de su parabatai. Alec protestó y trató de recuperarlo pero Jace lo mantenía lejos con una mano, buscando expertamente entre los mensajes del teléfono con la otra. “Magnus, regrésame la llamada. Solo necesito saber que estás bien”. El sacudió su cabeza. “Vale, no. Solo no”. Con un movimiento decisivo rompió el teléfono por la mitad. La pantalla se puso negra mientras Jace tiraba las piezas al suelo.. “Aquí tienes”.

Alec miraba  las piezas agrietadas en el suelo con incredulidad. “Tu ROMPISTE mi TELEFONO”.

Jace se aclaró la garganta. “Los chicos no dejan que otros chicos sigan llamando a otros chicos, Vale, esos sonó mal. Los amigos no dejan que  sus amigos sigan llamando a sus ex y colgando. En serio. Debes parar”.

Alec se veía furioso. “Así que rompiste mi teléfono nuevo?. Muchísimas gracias”.

Jace sonrió serenamente y se recostó en la roca “De nada”.

“Mira el lado positivo”, dijo Isabelle. “No recibirás mas mensajes de mamá nunca más.. Me envió seis mensajes hoy. Así que apagué mi teléfono”.  Y dio unas palmaditas en  su bolsillo con una mirada significativa.

“¿Que quería ella?”, preguntó Simón

“Reuniones constantes”, dijo Isabelle. “Deposiciones. La clave sigue queriendo escuchar  que pasó cuando peleamos con Sebastian en el Burren.. Todos tuvimos que rendir cuentas, como cincuenta veces. Como Jace absorbió el fuego celestial de gloriosa. Descripciones de los Cazadores de Sombras oscuros, la copa infernal, las armas que usaban, las runas que llevaban. Que usábamos nosotros, que usaba Sebastian, que usaba todo el mundo… como sexo telefónico pero aburrido”

Simón hizo un ruido como si se estuviera ahogando.

“Que pensamos que quiere Sebastian”, agregó Alec. “Cuándo regresará, que hará cuando lo haga”.

Clary apoyó los codos en sus rodillas “Siempre es bueno saber que la Clave tiene un plan bien pensado y confiable”

“Ellos no quieren creerlo”, dijo Jace mirando hacia el cielo. “Ese es el problema.  No importa cuantas veces les digamos lo que vimos en el Burren. No importa cuantas veces les digamos cuan peligrosos son los oscuros. No quieren creer que los Nephilim pueden ser corrompidos... Que los Cazadores de Sombras pueden matar a otros Cazadores de Sombras”.

Clary había estado allí cuando Sebastian creó al primer oscuro.. Había visto la oscuridad de sus ojos, la furia con la que luchaban. Eso la aterraba. “Ellos ya no son Cazadores de Sombras”, añadió en voz baja. “No son personas”.

“Es difícil de creer si no lo has visto”, dijo Alec. “Y Sebastian  solo tiene muchos de ellos. Una pequeña fuerza, dispersa – ellos no quieren creer que él es una amenaza real. O si él es una amenaza, prefieren creer que es una amenaza para nosotros, para Nueva York, a que es una amenaza para los Cazadores de Sombras en general”.

“No se equivocan en que si a Sebastian le importa algo, es Clary”, dijo Jace. Y Clary sintió un temblor frío en su espalda, una mezcla de disgusto y aprehensión. “En realidad él no tiene emociones. No como nosotros. Pero si las tuviera, las tendría hacia ella, y las tendría hacia Jocelyn. Ella la odia” El hizo una pausa, pensativo. “Pero no creo que sea una posibilidad que ataque directamente acá. Demasiado… obvio”.

“Espero que le hayas dicho eso a la Clave”, dijo Simon.

“Cerca de cien veces”, dijo Jace. “No creo que tengan mis creencias  en una alta encima particularmente.”

Clary bajó la vista hacia sus manos. Ella había sido depuesta por la Clave, como el rsto de ellos. Había respondido todas sus preguntas. Todavía había cosas acerca de Sebastian que no les había dicho. Que no le había dicho a nadie. Las cosas que él había dicho que quería de ella.

No había soñado mucho desde que habían regresado del Burren con las venas de Jace llenas de  fuego. Pero cuando lo hacía, tenia pesadillas, y todas eran acerca de su hermano.

“Es como tratar de pelear con un fantasma”, dijo Jace. “No pueden rastrear a Sebastián, no lo pueden encontrar. No pueden encontrar a los Cazadores de Sombras que ha transformado”.

“Están haciendo lo que pueden”, dijo Alec.  “Están apuntalando las guardas alrededor de Idris y Alicante. Todas las guardas, de hecho. Han enviado a docenas de expertos a las Islas Wrangel”

Las Islas Wrangel eran la base de las guardas de todo el mundo, los hechizos que protegían la tierra, y a Idris en particular, de los demonios y de la invasión de demonios. La red de guardas no era perfecta,, y los demonios se habían deslizado a través de ellas en algunas ocasiones, pero Clary solo podía imaginar que tan mala sería la situación si las guardas no existieran.

“Yo escuché a mamá decir que los brujos del Laberinto Espiral habían estado buscando una forma de reversar los efectos de la copa infernal” dijo Isabelle “Por supuesto sería mucho más fácil si tuvieran cuerpos para estudiar…”

Ella se fue apagando. Clary sabía por qué.. Los cuerpos de los Cazadores de Sombras oscuros muertos en el Burren habían sido traídos a la Ciudad de Hueso para que los hermanos silenciosos los examinaran. Los hermanos nunca habían tenido la oportunidad. Durante la noche los cuerpos se habían descompuesto lo equivalente a un cadáver de 10 años.  No había nada más que hacer que quemar los restos.

Isabelle encontró su voz de nuevo: “Y las Hermanas de Hierro están `produciendo armas. Tendremos miles de cuchillos serafón, espadas, chakhrams, de todo… forjados en Fuego Celestial.” Ella miró a Jace. En los días que siguieron a la batalla en el Burren, cuando el fuego había hecho estragos a través de las venas de Jace, lo suficiente para hacerlo gritar de dolor, los hermanos silenciosos lo habían examinado una y otra vez, probando cun fuego y hielo, con metal bendecido y hierro frio, tratando de ver si había alguna forma de sacar el fuego celestial de él, de contenerlo.

No habían encontrado nada. El fuego de gloriosa,  estando una vez capturado en la espada, parecía que no tenía prisa en habitar otra, o de hecho en sejar el cuerpo de Jace por  otro tipo de recipiente. El hermano Zachariah le había dicho a Clary que en los primeros días de los Cazadores de Sombras, los hermanos habían buscado la forma de capturar el fuego celestial en un arma, algo que pudiese ser usado en contra de los demonios. Nunca lo habían logrado, y eventualmente, los cuchillos serafín se habían convertido en sus armas elegidas. Al final, otra vez, los Hermanos Silenciosos se habían rendido. El fuego de Gloriosa permanecía en las venas de Jace como una serpiente, y lo mejor que podía hacer era esperar que pudiera controlarlo, para que de esta forma no le destruyera.

El fuerte pitido de un mensaje de texto sonó, Isabelle había abierto su teléfono de nuevo. “Mama dice que regresemos al Instituto ahora” dijo ella. “Hay una reunión y debemos estar en ella”.  Se paró, sacudiéndose el vestido. “Te invitaría de regreso”, le dijo a Simón, “Pero ya sabes, estas prohibido por ser un no muerto y todo eso”.

“Lo recuerdo”, dijo Simon, poniéndose de pie. Clary se levantó y extendió su mano hacia Jace. El la tomó y se levantó.

“Simón y yo nos vamos de compras” dijo ella. “Y ninguno de ustedes puede venir porque no hemos comprado sus regalos”.

Alec la miró horrorizado. “Oh Dios. Eso significa que tengo que comprar regalos para ustedes?”.

Clary negó con la cabeza. “Los Cazadores de Sombras no celebran… tu sabes, la navidad?” Recordó de repente la relajada cena de Acción de Gracias donde Luke cuando Jace, a quien le habían pedido cortar el pavo, se había ido contra el ave con una espada hasta que no habían quedado mas que pequeños trocitos de pavo. Tal vez no?

“Nosotros intercambiamos regalos, hacemos honor al cambio de las estaciones”, dijo Isabelle. “Solía haber una celebración del Ángel en invierno. Celebrando el día en que los Instrumentos Mortales habían sido entregados a Jonathan Cazador de Sombras. Creo que los Cazadores de Sombras se enojaron al ser excluidos de las celebraciones mundanas, aunque, muchos institutos tienen fiestas de navidad. La de Londres es famosa”.  Se encogió de hombros. “Solo creo que  no vamos a hacerla… este año”.

“Oh”, Clary se sintió rara. Por supusto que no querían celebrar la navidad después de perder a Max. “Déjenos darles regalos, al menos. No tiene que ser una fiesta, ni nada como eso”.

“Exacto”, Simón estiró sus brazos. “Yo debo comprar los regalos para Hanukkah. Lo manda la ley Judía. El Dios de los judíos es un Dios enojado. Y muy orientado a los regalos”.

Clary le sonrió. Ahora el encontraba cada vez más fácil la forma de decir la palabra “Dios”.

Jace suspiró y beso a Clary – un rápido beso de despedida en su frente, pero la hacia temblar. No ser capaz de tocar a Jace, o tocarlo adecuadamente estaba empezando a hacerla saltar en su propia piel. Le había prometido que nunca importaría, que lo amaría aunque nunca pudiera volver a tocarlo, pero lo odiaba de todas formas. Odiaba extrañar la seguridad de la forma en la que siempre encajaban físicamente. “Nos vemos mas tarde”, dijo Jace. “Voy a regresar con Alec e Izzy”

“No, no lo harás”, dijo Isabelle inesperadamente. “Rompiste el celular de Alec. Ten por seguro que todos habíamos querido hacerlo por semanas”.

“ISABELLE” dijo Alec.

“Pero el hecho ess que, tu eres su parabatai, y tu eres el único que no ha ido a ver a Magnus. Ve y habla con él”.

“Y decirle que”, dijo Jace. “No puedes convencer a la gente para que no rompa contigo… o tal vez puedes”, dijo precipitadamente al ver la expresión de Alec. “Quien podría decirlo? Trataré”.

“Gracias”. Alec palmeó el hombro de Jace. “He escuchado que puedes ser encantador cuando quieres serlo”.

“Yo he escuchado lo mismo”, dijo Jace echando a correr hacia atrás. Era incluso más gracioso haciendo eso, Clary pensó melancólicamente. Y sexy, definitivamente sexy. Ella alzó su mano en señal de despedida.

“Nos vemos luego”, dijo ella. Si no estoy muerta de la frustración para entonces.

y lo prometido es deuda... Hay partes que habían sido publicadas antes por Cassie pero tienen algunas modificaciones. Disfruten lo que sigue:


Los Fray nunca habían sido una familia observante de la religión, pero a Clary le encantaba la Quinta Avenida en la temporada navideña. El aire olía a castañas dulces  dulces, y los escaparates brillaban con plata y azul, verde y rojo. Este año había copos de nieve cristalinos redondos gordos unidos a cada farola, devolviendo la luz del sol de invierno en rayos de oro. Por no mencionar el enorme árbol en el Rockefeller Center. Este arrojaba su sombra a través de ellos mientras ella y Simon se cubrían a través de la puerta en el lado de la pista de patinaje, viendo a los turistas caer cuando trataban de navegar por el hielo.

Clary tenía un chocolate caliente envuelto en sus manos, el calor expandiéndose por su cuerpo. Se sentía casi normal -el ir a la Quinta Avenida a ver las vitrinas navideñas y el árbol, había sido una tradición navideña para ella y Simón durante el tiempo que podía recordar.

"Se siente como en los viejos tiempos, ¿no?", Dijo el haciendo eco a sus pensamientos mientras apoyaba su barbilla sobre sus brazos cruzados.

Ella lo miró de reojo. Llevaba un abrigo negro y una bufanda que enfatizaba la palidez invernal de su piel. Sus ojos estaban ensombrecidos, lo que indicaba que no se había alimentado de sangre recientemente. Se veía como lo que era: un hambriento, vampiro cansado.

Bueno, pensó. Casi como en los viejos tiempos. "Más gente a la cual comprar regalos" dijo ella. "Además, la siempre traumática pregunta  que-comprar-alguien-para-su-primera-Navidad-después-de-que-han-comenzado-a-salir."

"Que comprar al cazador de sombras que lo tiene todo", dijo Simon con una sonrisa.

"A Jace le gustan principalmente las armas" suspiró Clary. "Le gustan los libros pero tienen una biblioteca enorme en el Instituto. Le gusta la música clásica..." se iluminó. Simón era músico, aunque su banda era terrible y siempre estaban cambiando de nombre-actualmente eran Souffle letal - el había estado practicando. "¿Que le darías a alguien a quien le gusta tocar piano?"

"Un piano"

"Simon"

"Un metrónomo enorme que también pudiera funcionar como arma"

Clary suspiró exasperada.

"Partituras. Rachmaninoff es algo difícil, pero a él le gusta el desafío ". 

"Ahora estás hablando. Voy a ver si hay una tienda de música por aquí. "Clary, acabó su chocolate caliente, arrojó el vaso en un bote de basura cerca y sacó su teléfono. "¿Qué hay de ti? ¿Qué le darás a Isabelle? "

"No tengo ni la menor idea" dijo Simon. Habían comenzado a aproximarse a la avenida, donde un flujo constante de peatones se sorprendía en las vitrinas y obstruía las calles.

"Vamos, Isabelle es fácil"

"Es de mi novia de quien estás hablando"las cejas de Simon se juntaron "Creo. No hemos hablado al respecto. De la relación quiero decir".

"Realmente tienes que  DLR, Simon"

"¿Que?"

"Definir La Relación. ¿Que es, hacia donde van, son novios, solo se están divirtiendo, 'es complicado', o que es?. ¿cuando le dirá ella a sus padres? ¿Puedes salir con otras personas?"

Simon palideció "¿Que?¿En serio?"

"En serio. Mientras tanto, perfume! "Clary agarró a Simon por la parte trasera de la chaqueta y lo arrastró a una tienda de cosméticos que alguna vez había sido un banco. Era enorme en el interior, con hileras de relucientes botellas por todas partes. "Y algo inusual", dijo, dirigiéndose a la zona de perfumes. "Isabelle no va a querer oler como todos los demás. Ella va a querer oler como higos, o vetiver, o "

"¿Higos? ¿Los higos tienen un olor?" Simón miró horrorizado;? Clary estaba a punto de reírse de él cuando su teléfono sonó. Era su madre.

¿Dónde estás?

Clary puso los ojos en blanco y le respondió el mensaje. Jocelyn todavía se ponía nerviosa cuando pensaba que Clary estaba afuera con Jace. Aunque, como Clary lo habñia señalado, Jace era probablemente el novio más seguro del mundo desde que le estaba prácticamente prohibido (1) enojarse, (2) hacer avances sexuales (3) hacer cualquier cosa que le causara un subidón de adrenalina.

Por otro lado, él había estado poseído, ella y su madre  habían visto como él se mantenía al margen mientras Sebastian amenazaba a Luke. Clary todavía no había hablado de todo lo que habñia visto en el apartamento que habñia compartido con Jace y Sebastian en ese breve periodo de tiempo fuera del tiempo, una mezcla entre sueño y pesadilla. Ella nunca le había contado a su madre que Jace había matado a alguien, había cosas que Jocelyn no necesitaba saber, cosas que ni siquiera Clary quería enfrentar ella misma.

“Hay muchas cosas en esta tienda que puedo ver usando a Magnus”, dijo Simon, levantando una botella de escarcha para el cuerpo suspendida en una especie de aceite. “¿Va contra algún tipo de regla comprar regalos a alguien que rompió con tu amigo?”.

“Creo que eso  depende. ¿Es Magnus tu amigo más cercano?¿O lo es Alec?”

“Alec recuerda mi nombre”, dijo Simon, mientras dejaba la botella en su lugar. “Y me siento mal por él. Entiendo por qué Magnus lo hizo, pero Alec esta demasiado lastimado. Siento que si alguien te ama, debería perdonarte, si tu realmente lo sientes”.

“Creo que eso depende de lo que hayas hecho”, dijo Clary. “No hablo de Alec , hablo en general, Estoy segura que Isabelle te perdonaría cualquier cosa” añadió precipitadamente.

Simón parecía dudarlo.

“Quédate quieto”, anunción ella,  empuñando una botella cerca de su cuello. “en tres minutos oleré tu cuello”.

“Bien. Yo nunca”, dijo Simon. “Has esperado un largo tiempo para hacer tu mivida Fray, te diría eso”

Clary no se molestó en  darle una respuesta inteligente, todavía estaba pensando en lo que Simon había dicho acerca del perdón, y recordando a alguien más, la voz de alguien más, y su cata, y sus ojos. Sebastian sentado en frente de ella en une mesa en París. –“¿Crees que puedes perdonarme? Es decir, ¿crees que el perdón es posible para alguien como yo?”-

“Hay cosas que tú nunca podrías perdonar” dijo ella “Yo nunca podría perdonar a Sebastian”.
“Tú no lo amas”.

“No, pero es mi hermano. Si las cosas fueran diferentes –“ Pero no son diferentes. Clary abandonó sus pensamientos y  ¡ se inclinó para inhalar “Hueles a higos y  albaricoques”.

“¿En verdad crees que Isabelle quiere oler como un plato de frutos secos?”.

“Tal vez no”. Clary escogió otra botella. “Así que, ¿que vas a hacer?”

“¿Cuándo?”

Clary levantó la cabeza de ponderar la pregunta de cómo un nardo era diferente de una rosa regular, para ver a Simon mirándola con perplejidad en sus ojos marrones. Ella dijo “Bien, no puedes vivir con Jordan para siempre, ¿no es cierto? Hay una universidad…”

“Tu no irás a la universidad” dijo el.

“No, pero soy una Cazadora de Sombras. Seguimos estudiando después de los 18, vamos a otros Institutos. Esa es nuestra universidad”.

“No me gusta pensar en que te irás” El metió sus manos en los bolsillos de su abrigo. “Yo no puedo ir a la universidad”, dijo. “Mi madre no pagará por ello exactamente, y no puedo hacer préstamos estudiantiles. Estoy legalmente muerto. Y además, ¿cuanto tiempo les tomará en la escuela notar que debería estar envejeciendo pero no lo hago? Los chicos de 16 años no lucen como estudiantes de último año, si te has dado cuenta”.

Clary dejo la botella en su sitio. “Simon…“

“Tal vez debería comprarle algo a mi mamá” dijo él amargamente. “Que diga ‘Gracias por echarme de la casa y fingir que estoy muerto’?”

“Orquídeas”

Pero el ánimo de Simón había desaparecido “Quizá ya no es como en los viejos tiempos”, dijo él. “Usualmente te habría regalado lápices, artículos de arte, pero tu ya no dibujas, o si?, excepto con tu estela.? Tu ya no dibujas, y yo ya no respiro. No se parece en nada al año pasado”.

“Tal vez debería hablar con Raphael”, dijo Clary.

“¿Raphael?”

“El sabe como viven los vampiros”, dijo Clary. “Como logran vivir por ellos mismos, como consiguen dinero, como consiguen un apartamento, el sabe esas cosas. El podría ayudar”.

“El podría pero no lo haría”, dijo Simon frunciendo el ceño. “No he escuchado nada acerca del grupo del Dumort desde que Maureen tomó el control. Se que Raphael es su segundo al mando. Estoy seguro que el piensa que todavía llevo la marca de Caín, de otro modo, ya habría mandado a alguien por mi. Es cuestión de tiempo”.

“No, ellos saben que no deben tocarte. Sería la guerra con la Clave. El Instituto ha sido bastante claro”, dijo Clary. “Tú estás protegido”.

“Clary”, dijo Simon. “Ninguno de nosotros está protegido”.

Antes de que Clary pudiera responder, escuchó a alguien llamándola por su nombre; completamente desconcertada, miró  a su alrededor y vio a su madre abriéndose campo a través de una multitud de compradores. A través de la ventana pudo ver a Luke, esperando fuera en el andén. Con su  camisa de franela lucía fuera de lugar entre los estilizados neoyorquinos.

Liberándose de la multitud, Jocelyn los alcanzó y lanzó sus brazos alrededor de Clary. Clary miró por encima del hombro de su madre, desconcertada, hacia Simon. El se encogió de hombros. Finalmente Jocelyn la liberó y dio un paso hacia atrás- “Estaba tan preocupada de que te hubiera pasado algo”.

 “¿En Sephora?” dijo Clary.

Las cejas de Jocelyn se fruncieron “¿No lo has escuchado? Pensé que Jace ya te habría enviado un mensaje”.

Clary sintió un frío repentino en sus venas, como si hubiese tomado agua helada. “No. Yo - ¿Qué está sucediendo?”

“Lo siento Simon”, dijo Jocelyn. “Pero Clary y yo debemos ir al Instituto inmediatamente”.

El apartamento de Magnus no había cambiado mucho desde la primera vez que Jace había estado allí. La misma entrada pequeña y el mismo bombillo amarillo. Jace uso una runa de apertura para abrir la puerta principal, subió las escaleras  de a dos por paso e hizo sonar el timbre de Magnus. Era más seguro que usar otra runa, ya que Magnus podría estar jugando video juegos desnudo o cualquier otra cosa realmente.  Quien sabe que hacen los brujos en su tiempo libre.

Jace timbró de nuevo, pero esta vez se recostó firmemente sobre la puerta. Dos timbres más largos y Magnus finalmente abrió la puerta , lucía furioso. Estaba usando una bata de seda negra sobre una camisa blanca y unos pantalones de tweed. Sus pies estaban descalzos, su cabello oscuro estaba rizado y había una sombra de barba en su quijada, "¿Que estas haciendo aquí?"  demandó

"Mi...", dijo Jace, "eres tan hostil" 

"Eso es por que no eres bienvenido" 

"Pensé que éramos amigos", dijo Jace 

"No, tu eres amigos de Alec, Alec era mi novio así que tenía que tolerarte. Pero ahora él no es mi novio así que no tengo que tolerarte. No es que alguno de ustedes parezca notarlo. Tu debes ser el- que, ¿cuarto? de ustedes en molestarme”. Magnus contó con sus largos dedos. “Clary, Isabelle, Simon-“

“¿Simon vino?”

“Pareces sorprendido”.

“No pensé que él estuviera tan interesado en tu relación con Alec”.

“Yo no tengo una relación con Alec”, dijo Magnus categóricamente, pero Jace ya se había abierto paso y estaba en la sala, mirando alrededor con curiosidad.

Una de las cosas que mas le gustaba a Jace del apartamento de Magnus es que rara vez lucía igual dos veces. A veces era un gran loft moderno, a veces lucía como un burdel francés, o un fumadero de opio victoriano, o el interior de una nave espacial Ahora mismo, era un desorden oscuro. Pilas de cajas de comida china apiladas en la mesa del café. Presidente Miau yacía en  la alfombra, sus cuatro patas hacia arriba como un venado muerto.

“Huele a corazón roto por aquí” dijo Jace.

“Es la comida china”, Magnus se tiró en el sofá y estiró sus largas piernas. “Adelante. Supéralo. Di lo que sea que viniste a decir”.

"Creo que deberías volver con Alec" dijo Jace 

Magnus entornó los ojos hacia el techo "Y porque debería hacerlo?"

“Porque él es miserable” dijo Jace. “Y lo siente, El siente lo que hizo. Y no lo hará de nuevo”.

“Oh, ¿el no hará cosas a mis espaldas con una de mis ex para acortar i vida de nuevo?, Muy noble de su parte”.

“Magnus.”.
“Aparte de que Camille esta muerta. No podrá hacerlo de nuevo”.

“Tú sabes lo que quiero decir”, dijo Jace. “El no te mentirá, o te engañará, o te esconderá cosas, o lo que sea por lo que estés enojado”. Se tiró en un sillón de cuero y levantó una ceja. “¿Entonces?”

Magnus rodó hacia su lado. “¿Y a ti que te importa si Alec es miserable?”

¿Que me importa? dijo Jace tan fuerte que presidente Miau se sentó de golpe como si hubiera estado en shock. "Por supuesto que me importa Alec, el es mi mejor amigo, mi parabatai. y el es infeliz. Y tu también lo eres, por como lucen las cosas. Contenedores de comida para llevar por todas partes, no has hecho nada para arreglar este lugar, y tu gato parece muerto-"

"El no está muerto"

“Me importa Alec”, dijo Jace, fijándose en Magnus con una mirada firme. “Me importa él más de lo que me importo yo mismo”.

"Nunca  has pensado…” dijo Magnis inspirado, tirando un poco y pelando el esmalte de uñas, "que todo el asunto de los parabatai es bastante cruel? Puedes elegir tu parabatai, pero entonces nunca puedes des-elegirlos. Incluso si te traicionan. Mira a Luke y a Velentine. Y aunque tu parabatai sea la persona más cercana en el mundo en cierts formas, no puedes enamorarte de el. Y si mueren, una parte de ti muere también. "

"¿Cómo sabes tanto sobre parabatai ?"

"Conozco a los Cazadores de Sombras", dijo Magnus , palmeando el sofá junto a él, para que Presidente saltara sobre los cojines e inclinara su cabeza hacia Magnus. Los largos dedos del brujo se hundieron en la piel del gato. "Lo he hecho por mucho tiemp0. Ustedes son  criaturas extrañas. Toda esa nobleza y humanidad , por un lado , y todo el fuego irreflexivo de los ángeles por el otro. " Sus ojos se movieron hacia Jace . "Tu en particular, Herondale, porque llevas el fuego de los ángeles en la sangre”.

"Has sido amigo de los Cazadores de Sombras antes?”

" Amigos ", dijo Magnus . " ¿Qué significa eso en realidad? “

" Lo sabrías”, dijo Jace, "Si los tuvieras. ¿Los tienes?¿Tienes amigos? Quiero decir , además de las personas que acuden a tus fiestas . La mayoría de la gente te tiene miedo, o parece que te debieran algo, o que hubieras dormido con ellos alguna vez, pero amigos, no veo que tengas una gran cantidad de esos”.

"Bien, esto es nuevo", dijo Magnus . "Nadie en el resto de tu grupo ha intentado insultarme".

"¿Funciona?"

"Si te refieres a qué de repente me siento comprometido a volver con Alec , no", dijo Magnus. "He desarrollado un deseo extraño por la pizza, pero no creo que eso esté relacionado".

"Alec dijo que haces eso", dijo Jace . "Desviar preguntas sobre ti con chistes".

Magnus entrecerró los ojos. "Y yo soy el único que hace eso?"

"Exactamente", dijo Jace . "Tómalo de alguien que sabe hacerlo. Odias hablar de ti mismo, y que prefieres hacer enojar a la gente que ser compadecido. ¿Cuántos años tienes , Magnus ? La respuesta real".

Magnus no dijo nada.

" ¿Cómo se llaman tus padres? El nombre de tu padre?”

Magnus lo miró con sus ojos verdes-dorados. "Si quisiera mentir en un sofá y quejarme con alguien acerca de mis padres, me gustaría contratar a un psiquiatra".

"Ah," dijo Jace . "Pero mis servicios son gratis".

"Escuché eso de ti . "

Jace sonrió y se deslizó en la silla. Había una almohada con un patrón de la Union Jack en la otomana . La cogió y lapuso detrás de su cabeza. "No tengo que ir a ningún lado. Puedo sentarme aquí todo el día".

"Genial", dijo Magnus . "Voy a tomar una siesta." Extendió una manta arrugada tirada en el suelo, justo cuando sonó el teléfono de Jace. Magnus lo miró, como detenido en cámara lenta, mientras Jace  hurgaba en su bolsillo y abría el teléfono.

Era Isabelle . "Jace ?”

"Si. Estoy en casa de Magnus. Creo que podría estar haciendo algunos progresos . ¿Qué pasa? "

"Vuelve ", dijo Isabelle y Jace se sentó con la espalda recta , la almohada cayó al suelo. Su voz estaba tensa . Podía escuchar el filo en ella, como las notas de un piano mal sintonizado. "Al Instituto. De inmediato, Jace ".

"¿Qué es?", preguntó . "¿Qué ha pasado?" Y vio Magnus sentarse también, dejando caer la manta de su mano.

"Sebastian ", dijo Isabelle .

Jace cerró los ojos. Vio la sangre dorada y las plumas blancas esparcidas por el suelo de mármol. Recordó el apartamento, un cuchillo en sus manos, el mundo a sus pies , el agarre de Sebastian en su muñeca , esos ojos negros insondables mirándolo con diversión oscura. Hubo un zumbido en sus oídos.

" ¿Qué es? " La voz de Magnus cortó los pensamientos de Jace . Se dio cuenta de que ya estaba en la puerta, el teléfono en el bolsillo  Se dio la vuelta. Magnus estaba detrás de él con una expresión rígida . "¿Es Alec ? ¿Está bien ?"


"¿Qué te importa?", dijo Jace, y Magnus se estremeció . Jace pensó que jamás había visto a Magnus vacilar. Fue lo único que contuvo a Jace de cerrar la puerta de un golpe al salir.


#TMITuesday Abril 22: Un primer vistazo a Alec e Izzy en la contraportada de Ciudad de Fuego Celestial

Hoy encontramos las hermosas imágenes de Izzy y Alec, dibujadas por el talentoso artista Cliff Nielsen, al compartir el contenido del #TMITuesday en shadowhunters.com


Además hay algunas citas de los hermanos Lightwood




"Todo el mundo tiene el tiempo para estar juntos, y no más. Tal vez nosotros no somos tan diferentes de esa manera". -Alec CoHF

"Siempre pensé que era feliz siendo la estrella oscura de tu supernova. Quiero decir, tu tienes el don del ángel. Yo podría entrenar y entrenar... y nunca sería tu" -Alec. CoHF

"Dile a la reina lo que queremos, y que si ella lo hace, la dejaremos vivir" -Alec. CoHF













"Como si hubiéramos tenido sexo en una caverna rodeados por hordas de demonios. Esta es la realidad, no tu imaginación febril" -Isabelle. CoHF

"Oh, bien. Port un segundo me preocupé de que existiera un plan real con paso a seguir. Tu sabes, Algo tranquilizador". Isabelle. CoHF

"Debería advertirte que estaremos besándonos en la oscuridad. Un gran y descuidado besuqueo" -Isabelle. CoHF

















Alec sosteniendo a su hermana
#TMITuesday Abril 15: Cassandra Clare revela 3 secretos de Ciudad de Fuego Celestial

Al compartir el contenido de el  #TMITuesday AQUI en diferentes redes sociales (Tumblr, Facebook y Twitter), desbloquearás un video en el cual aparece Cassie revelando los 3 secretos:

1. Habrá 2 bodas
2. Un personaje de Los Orígenes hará una breve aparición
3. Los Cazadores de Sombras regresarán a su hogar: Idris

Cassie desea que nosotros disfrutemos leyendo CoHF tanto como ella disfrutó escribiéndolo... será esto posible?

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Gemma. Aun no tenemos información al respecto. Estamos esperando la confirmación de la fecha en España para empezar a gestionar la publicación acá.

      Eliminar
  2. Estimado Solicitante,

    Te invitamos a la compañía de préstamo de día de pago Plc, donde todas las necesidades financieras se ponen a Satisfaction.Are ¿Buscas un préstamos para iniciar un negocio o si usted tiene un préstamo para pagar sus cuentas aquí es una oportunidad para que usted consiga un nuevo préstamo

    Póngase en contacto con nosotros a través de accesspennyfn@gmail.com para más información

    Espero respuesta

    Dr. Benson
    compañías de financiamiento de préstamos
    CEO/ MD

    ResponderEliminar